jueves, 15 de noviembre de 2012

LAS PALABRAS SOBRAN



Nueva caída de Tigre por el Torneo Inicial. En casa frente a Arsenal por 1 a 0. Gol de Lisandro López. Los fantasmas vuelven a aparecer.

A no confundirse. Llegar varias veces al arco rival, no significa jugar bien. Tigre logró inquietar porque Arsenal se lo permitió. Los dirigidos por Alfaro se conformaron con ese gol y aguantaron el partido. Ese es el negocio del equipo de Sarandí, esa es su forma de jugar, la misma que le da resultados. Abren el marcador, se paran bien en el fondo, ensucian el juego y se llevan los 3 puntitos en el bolsillo.

Hoy el Matador no ligó. Cristian Campestrini, el arquero más tiempista de la historia del fútbol, fue la figura. Lo tuvo Santander, Galmarini, Botta, Echeverría debajo del arco, Silvio González, pero no hubo caso. Uno no cree en los maleficios y brujerías, pero esto da a sospechar, la redonda no quiso entrar.

Ahora Tigre deberá viajar a San Juan, en busca del primer triunfo. Partido difícil, como todos. Luego recibirá a Millonario de Colombia, por la ida de las semifinales de la Copa Sudamericana. A trabajar en lo anímico y en lo futbolístico.