viernes, 4 de septiembre de 2015

EL GRITO SANGRADO

TIGRE ganó como local ante Godoy Cruz por 2-1. Los goles para el Matador los convirtieron Carlos Luna de penal y Santiago Izaguirre. El ecuatoriano Jaime Ayoví había empatado transitoriamente.

Se ganó, 37 puntos en 23 fechas parece ser una buena campaña, en casa se consiguieron la mayoría de las victorias, pero este equipo sigue sin encontrar el correcto funcionamiento para justificar su puesto en la tabla de posiciones. Hoy se jugó ante un rival desastroso, sin ideas, y que se dio el lujo sin hacer absolutamente nada, de estar a punto de llevarse el empate. Menos mal que apareció el Colo Izaguirre, sino esto era una catástrofe. No exagero, no ganar este encuentro era algo vergonzoso, por lo poco que propuso un equipo mendocino desconocido.

Tigre lo ganó con muy poco, no le sobró nada. Aunque fue superior a los dirigidos por Heinze, nunca pudo mostrar el juego que estos jugadores pueden darle. Se quedó con los 3 puntos porque Luna se bancó todo, patadas, forcejeos, cabezazos, un gladiador los 90´el Chino.

Hoy el Matador conformó a muy pocos, la gente se fue contenta, eso es importante. Poco fútbol, ese poquito se lo dio Wilchez al ingresar. Mucho pelotazo, innecesario, hasta González Pírez que siempre sale jugando, no se puso colorado a la hora de mandarla al cielo.

Lo mejor de la tarde noche fue el mencionado Luna, la vuelta de Blengio, el gol de Izaguirre porque significó un grito desaforado en el final, y el trabajo en conjunto de Arzura y Orzán en la mitad de la cancha. Eso es lo que se puede rescatar como positivo. 

De cara a la próxima fecha frente a Vélez Sarsfield, el DT deberá trabajar la pelota parada y tratar de poner el balón contra el piso, hacerlo rodar. Vamos TIGRE, a ponerle GARRA.