sábado, 4 de octubre de 2014

MATADOR HAY UNO SOLO

Tigre ganó de visitante por primera vez en el certamen. Fue 2-0 ante San Lorenzo con goles de Wilchez y Rincón. El Matador suma 13 puntos producto de 4 victorias y un empate.

Tres triunfos al hilo del equipo de Gustavo Alfaro. De a poco se va viendo el trabajo del DT. Frente al Cuervo metió mano. Sacó a Peñalba e Itabel, metió a Sánchez y Garate apareció dando el salto de la reserva al primer equipo. El pibe que vino libre de River Plate, tuvo dos ocasiones para llenarse de gloria pero demoró tanto que se quedó con el grito atragantado. Luego fue reemplazado por Sebastián Rincón. La pantera colombiana aprovechó al máximo la confianza del entrenador. En la primera que tuvo, clavó un golazo junto a un palo. El moreno está rindiendo con la casaca del más grande de la Zona Norte. También volvió Galmarini tras la doble fecha de suspensión.

El juego empezaba duro para la visita. San Lorenzo complicaba a la defensa tigrense, a través de los pases en profundidad, aprovechando la velocidad de los delanteros. En la más clara, Villalba escapó al vacío y definió cruzado. Entre Javier García y el palo, salvaron la caída de su valla.

La réplica fue demoledora. Julio Buffarini se confió en un pique que le jugó una mala pasada, y Lucas Wilchez no perdonó. 1-0 merecido para un equipo que planteó un partido de la mitad de cancha para arriba. Presionando en todas las líneas, el Matador de Victoria fue acorralando al rival, llenando de problemas a una línea defensiva bastante confundida y sin poder hacer pie en el terreno.

El segundo tiempo cambió un poco. Tigre en ventaja, replegó las huestes. En ese momento los dirigidos por el Patón Bauza, agarraron la pelota con más impulso que convicción. Los escasos intentos, morían con tranquilidad en los guantes de García. Por momentos el partido se hizo muy desprolijo. Rechazos a cualquier parte, pases sin sentido.

El Matador se paró de contra en todo el segundo tiempo y así llegó a liquidar el partido. Un contraataque comandado por Facundo Sánchez recaló en Carlos Luna. El Chino asistió a Wilchez, quien vio a venir a Rincón. El moreno amagó tirar una “bicicleta”, se sacó de encima al defensor y ajustició a Torrico. 2-0 y a otra cosa. Sólo hubo tiempo para que ingrese Peñalba a pisar un poco el balón. También entró Kevin Itabel para reemplazar a un cansado Wilchez.


El próximo partido es en casa frente a Gimnasia de La Plata. Una dura prueba contra un plantel que viene en levantada. VAMOS MATADOR!!!