domingo, 28 de septiembre de 2014

SÁNCHEZ SE ENGANCHÓ


TIGRE le ganó en el final a Defensa y Justicia 2-1. Pablo Vitti y Facundo Sánchez para el local. Washington Camacho había abierto la cuenta para el Halcón de Varela. Respira el Matador.

Salió el sol en Victoria. Después de tanta pálida asomó un rayo de esperanza. Los goles vinieron desde el banco, cuando las cosas no salían, cuando el clima se estaba poniendo hot. Vitti reapareció, Sánchez se enganchó, la gente festejó. Todo en la agonía del partido, gargantas quebradas, felicidad absoluta. Esta vez le tocó al Matador gritar en el final. La ley del ex vigente como siempre, el tantas veces reprobado Facundo Sánchez, asistió con algo de fortuna a Vitti para el empate, y en el último suspiro la colgó del ángulo . ¿Inmerecido? A QUIÉN LE IMPORTA??? GANÓ TIGRE Y PUNTO.

La cosa pintaba brava, los dirigidos por Darío Franco tenían las opciones más claras, careció de efectividad. Un remate en el travesaño, otra salvada de Javier García. Fue superior a Tigre en el primer capítulo. En la segunda mitad, Gustavo Alfaro movió el banco. Ingresó Bertoglio, quien le dio más vértigo al ataque Tigrense, aunque le costó encontrar un socio. Todo se simplificó cuando saltaron a la cancha Vitti y Sánchez. No mejoró el juego pero se atacó por ambas bandas.

Cuando la visita se puso en ventaja, la gente comenzó a pedirle más actitud a los jugadores. Uno de ellos, Gabriel Peñalba, recibió silbidos de reprobación al tocar la pelota y cuando abandonó el terreno de juego (¿Alfaro lo sacó para protegerlo?). Arzura recuperó el nivel, rendondeó una buena actuación. Lucas Wilchez no se destacó como suele hacerlo. Itabel y Luna no rindieron en el nivel que uno sabe que ellos pueden dar. La defensa pasó momentos de zozobra, sobre todo en la última contra donde el delantero visitante se la pierde de manera increible por arriba del travesaño, mano a mano con García.

Hoy hay que reconocer que Alfaro lo ganó con los cambios. El DT no debe estar conforme a pesar del resultado. Tigre de a ratos jugó mal, y si no perdió fue por ineficacia del rival de turno, por las embestidas del final y por la fortuna que a veces se necesita para llevarse los 3 puntos.


Hay tiempo para trabajar en la semana, el próximo partido será ante San Lorenzo de Almagro. Vamos Matador!!!