jueves, 6 de marzo de 2014

PARTIDO LUCHADO

Empate en cero entre Tigre y River Plate en Victoria. La visita tuvo la chances más claras, pero el Matador estuvo bien parado en defensa. Joaquín Arzura  Javier García fueron las figuras del local. Matías Pérez García se retiró con lágrimas en los ojos.

Partido trabado, muy luchado, acá había que poner, hacerse fuerte, recuperarse de la caída en Quilmes, ponerle el pecho a la situación, salir con los dientes apretados a pelearle de igual a igual a River, por momentos se logró.

En  la zona defensiva el equipo estuvo bien parado. Empezando por Javier García. El arquero volvió a ser uno de los mejores. Evitó que Fernando Cavenaghi y Manuel Lanzini convirtieran para los de Núñez. Grandes atajadas del “1” Matador. Los centrales cumplieron, tanto Erik Godoy e Ignacio Canuto, rindieron lo esperado. Lucas Vesco, debutante en el once inicial, estuvo a la altura de las circunstancias, teniendo en cuenta la envergadura del rival. Guillermo Cosaro fue lo más flojo del conjunto de Fabián Alegre, se complicó en la marca, y no aportó mucho en ataque.

Las vueltas de Joaquín Arzura y Ramiro Leone, le dieron más aire a la mitad de la cancha, sobre todo a Diego Castaño. El juvenil que había quedado afuera la fecha pasada por una contractura, fue el baluarte en el centro del campo. Corrió, metió y jugó. Perdón por ser repetitivo, pero este joven siempre rinde.
La más clara de los locales estuvo en los pies de Matías Pérez García. El enganche definió mano a mano ante Marcelo Barovero, pero un defensor la mando al córner. Estuvo cerca, luego en el final del juego, Matías se iría hundido en un llanto por un golpe sufrido aparentemente en el tendón de aquiles. Ojalá no sea nada grave.

El peso ofensivo sigue en deuda con el equipo y con la gente que fue a alentar. Ariel Nahuelpán, estuvo perdido en el terreno, sólo para destacar el esfuerzo por ir al piso o pelear la pelota. Pablo Vitti ingresó, pero tampoco aportó lo que él sabe. También ingresaron Gabriel Peñalba y Lucas Wilchez, quienes mejoraron gradualmente lo que venían haciendo.


Se viene el viaje a Santa Fe para enfrentar a Rosario Central. Un rival complicado, que viene de capa caída y con ganas de recuperarse ante el Matador de Victoria.