domingo, 2 de marzo de 2014

LEVANTA MUERTOS

Tigre cayó en el sur ante Quilmes por 1-0 con gol de Sebastián Romero. El equipo mostró su peor cara y dejó el invicto en manos de un equipo que había perdido en todas sus presentaciones. Se viene River Plate.

No sólo perdió el invicto, sino que no mostró armas para plantearle el partido al Cervecero, que venía de última. Para poder imponerse en este encuentro, el Matador debía mejorar la performance realizada ante Argentinos Juniors la semana pasada. Sin embargo, nada de eso ocurrió, fue todo lo contrario, un plantel sin ideas y sin ganas de jugar. Pero no sólo con buen fútbol podés superar estas batallas. Para ganarle a Caruso Lombardi, que con 3 limones y 2 frutillas te hace una ensalada de frutas, necesitás ser agresivo, poner garra, correr cada pelota como si fuera la última, defenderse con el balón, tener el arco entre ceja y ceja. La tarde para Tigre en el Centenario estuvo muy lejos de ser la ideal.

Empezamos con la mano que el DT le metió al equipo… Cristian Bordacahar, saltó de la reserva directo al once titular. ¿Dónde se vio eso? El pibe la rompió en partido preliminar ante los descartados del Bicho de la Paternal, metió dos goles, pero de ahí, a llegar a estar en el inicio de los 90 en la Primera, hay un abismo. ¿A quién sacó? A Ariel Nahuelpán, el único que las peleó todas en la última fecha, el único capaz de imponerse a los rudos centrales rivales, en fin, el único que se atrevió a pegarle al arco ante Quilmes en los minutos que le tocó jugar.

Otro gran error es jugar sin un “4” real. Ya nos estamos acostumbrando a eso, primero con Gastón Díaz, ahora con Facundo Sánchez. El golazo de Chirola Romero llegó después de un error del jugador, que no siente esa posición. Bueno, igual se sabe, está en todos los manuales del fútbol, nunca hay que jugar el balón hacia adentro cuando se está en defensa, y más si el rival te presiona bien arriba. No hay lateral derecho, pero podés ponerlo a Erik Godoy en ese sector, que cuando le tocó en un principio, lo realizó bien. De central probás con Ignacio Fideleff. Si no te gusta el blondo, bueno lo mandás a Diego Castaño a la ratonera y a Gabriel Peñalba en el medio. Pero seguir insistiendo con esos dos jugadores que no rinden, es de terco.

No se puede dudar que Ricardo Caruso Lombardi es un DT pillo, que sabe cómo jugar este tipo de partidos. Mando una marca incesante sobre el generador de Tigre: Matías Pérez García. Lo que cobró ese muchacho, por todos lados, con el consentimiento de Carlos Maglio por supuesto. Fue imposible crear una jugada clara, los Cerveceros destruyeron todo intento. Al fin y al cabo, les sirvió para quedarse con los 3 puntos.

La visita extrañó a Joaquín Arzura. El juvenil quedó afuera por una contractura y se notó su ausencia. El Negro Castaño no pudo con las marcas, recurrió mucho a la infracción. Le costó mucho al Matador la recuperación de la redonda. Godoy y  Canuto fueron lo mejorcito de un conjunto que dio lástima en el terreno de juego. Sinceramente fue uno de los peores desempeños de los últimos tiempos.

No quiero ser repetitivo, pero esto ya lo dije el torneo pasado. Los jugadores deben saber que Quilmes no sólo es un enemigo en los promedios, es un clásico, y que nos viene pintando la cara de forma consecutiva. Los hinchas no pueden tolerar más estas derrotas, la falta de entrega menos… Queda mucho por mejorar de cara al jueves. River Plate es el próximo desafío. HAY QUE GANAR.