domingo, 3 de noviembre de 2013

TROPEZÓN EN CASA

Tigre perdió como local ante Lanús por 3-2. Pasquini, Blanco y Barrientos para el Grana. Pérez García y Sánchez descontaron para el Matador, que jugó gran parte del partido con uno menos por la expulsión de Castaño. Se viene Boca Juniors en la Bombonera.

Se terminó la racha de Tigre a manos de un  Lanús alternativo. De nada sirvió pisar el acelerador en los últimos minutos, no alcanzó. Para lograr los 3 puntos deben estar concentrados los 90´. Vale destacar la entrega del final, eso deja un rayito de esperanza para lo que se viene. La derrota es dura pero hay que levantarse rápido. Vienen Boca y Newells, dos rivales complicados que están peleando el torneo.

El conjunto del sur no perdonó, aprovechó lo poco que generó en el PT para ponerse en ventaja, y luego aprovechó los desajustes y los huecos de un Matador desesperado, para sellar el 3-0, que para ese entonces, era un resultado exagerado.

Al dueño de casa le pesó mucho la ausencia de Diego Castaño, quien se fue a las duchas en la agonía de la etapa inicial. Sin el Pulpo, a los de Fabián Alegre se le complicó en la salida, el mediocampo quedó partido, Joaquín Arzura solo no podía. Luego con el ingreso de Gabriel Peñalba, se recuperó la pelota en la mitad de la cancha, Tigre se mostró más prolijo en ese sector y creció en su rendimiento.

Otra vez Matías Pérez García fue el distinto, sin ser delantero, fue el arma ofensiva y el que manejó los hilos de un equipo lastimado. Marcó un golazo al ángulo y luego asistió a Facundo Sánchez para poner el 2-3. 
La figura de Tigre al finalizar “De los árbitros no hablo más”, pero hay que hacerlo, porque cada uno dirige con un reglamento diferente. Hoy al Matador no le cobraron un penal por un agarrón en el área. Hace unas fechas se lo cobraron a Ignacio Fideleff en favor de Gimnasia y Esgrima La Plata, hoy el juez lo ignoró totalmente e incidió en el resultado. La roja a Castaño es discutible.

Ahora a pensar en las finales que quedan, el Matador no puede seguir regalando puntos. Con garra y corazón se sale de esta fea situación.