domingo, 10 de noviembre de 2013

CASI NADA...


Tigre cayó frente a Boca Juniors 2-1 en la Bombonera. Claudio Pérez en contra abrió la cuenta para la visita. Paredes y Cata Díaz dieron vuelta la historia sobre el final. Derrota dura para el Matador.  Pérez García se fue expulsado.

El “casi” no sirve para nada, Tigre casi le empata a Lanús, casi le gana Boca, casi, casi… ¿De qué sirve eso, si cuando miramos la tabla de los promedios, vemos los números “casi” en rojo?  Los casi no te hacen ganar campeonatos, no te hacen salvarte del descenso…  Basta, acá hay que sumar como sea, no hay que acostumbrarse a lo que pudo haber sido. Hay que empezar a recolectar puntos, porque los fantasmas acechan.  Sólo los hinchas de Tigre saben lo que es sufrir, lo que es lamentarse, lo que es estar con la soga al cuello.  Muy pocos de estos jugadores, saben lo que fue estar al borde del abismo y resurgir como el Ave Fenix en una auténtica epopeya.  Más vale prevenir que curar muchachos. Pónganse el cassette en la cabeza. Acá no se les pide un tiki tiki, se les pide garra y corazón.  Nunca se va a reprochar un pelotazo a la calle, lo que no se perdona es la falta de entrega.

Fabián Alegre se equivocó en los cambios. La velocidad de Janson  y de Leone era lo que más estaba complicando a los de Carlos Bianchi.  A los 30´del ST sale Cristian Bordacahar y en vez de entrar  Sergio Araujo, ingresa José Sand, que muy lejos está de ser Usain Bolt… Luego sobre el final, para cuidar el empate, afuera Peñalba, adentro RUSCULLEDA!!! En fin…  Ahí es donde se pierden los partidos. Y lo pierde Tigre eh, que no queden dudas.

Después podemos hablar de muchas cosas. Del offside que le cobraron a Lucas Janson cuando estaba mano a mano con Orión, el pibe estaba un metro habilitado. La expulsión de Pérez García. Riquelme que te lo gana con los pies, pero también con la lengua.  Los 5 delanteros que puso el Xeneize y te lo gana con el cabezazo en soledad de un defensor. Los partidos duran 90 minutos más lo que adicione el árbitro. En la última descuidaron las marcas y se terminó la historia.

Los puntos altos fueron Javier García, atajó todo lo que le tiraron y no tuvo responsabilidad en los goles. Pérez García tuvo un buen primer tiempo al igual que Joaquín Arzura.  Jansón estuvo muy picante en la ofensiva y Leone realizó el trabajo de siempre.


Mucha bronca, mucha tristeza. Ahora queda levantar la cabeza y mirar para adelante. Se viene el Líder Newells en Victoria. Una buena chance para recuperarse de este mal trago. VAMOS MATADOR!!!