lunes, 25 de noviembre de 2013

DORMIDOS

Tigre cayó en su visita a Belgrano de Cba. Fue 2-0 con los tantos de Cesar Pereyra y Javier García en contra. El árbitro Mauro Giannini expulsó mal a Norberto Paparatto. Quedan dos partidos. El objetivo es llegar a los 25 puntos.

El encuentro empezó mal para el Matador y terminó peor. En la primera opción en ataque para el Pirata, un desborde sobre el sector derecho encontró a Lollo cabeceando a quemarropa,  García dio rebote y el Picante Pereyra lo remató con la testa, 1-0.  Un Tigre dormido en el arranque, Gastón Díaz quedó habilitando a todo el mundo,  desentendiéndose de la jugada, cuando despertó del letargo, el delantero ya estaba festejando con el canguro, el sapito, o lo que sea…  

La problemática  es que la defensa no logra consolidarse, juegan un partido bien y tres mal. El lunes ante Newell´s dieron la vida y hoy cometieron errores calamitosos.  Otra cosa inexplicable es la terquedad del entrenador en insistir con un Cristian Bordacahar absolutamente solo en la ofensiva. El otro día Leandro Garate fue al banco, hoy ni concentró.  Sergio Araujo borrado, Pablo Vitti jugando a penas  5 minutos. Pero tal vez el DT ve algo en Bordacahar que los demás no ven, la aguanta, pivotea, pero el 9 debe hacer goles, para eso está. Desconcertante.

La visita tuvo oportunidades, pero Juan Olave fue imbatible bajo los tres palos. Un cabezazo de Godoy, otro de Bordacahar y una vaselina de Ramiro Leone fueron las más claras, en un equipo que siguió intentando a pesar de la injusta expulsión de  Paparatto. Igual seguir intentando, sin tener una idea de juego, no sirve. Esa de intentemos para ver que sale, no es digno de un equipo de Primera División.

Los dirigidos por el Ruso Zielinski lo terminaron de liquidar con un contrataque  y con los de Victorias jugando con Castaño y Leone como centrales. Cesar Pereyra definió  de emboquillada, el balón pegó en el travesaño, para luego rebotar en Javier García y besar la red.  Carambola desafortunada para Tigre, 2-0 y final del cotejo.

Los próximos partidos se deben ganar para llegar a los 25 puntos, que siguen siendo muy poco teniendo en cuenta lo desastrosa que fue la última temporada. El futuro es desalentador. Hay que trabajar mucho, de la cabeza a los pies, de la directiva hasta los jugadores y cuerpo técnico.