lunes, 20 de mayo de 2013

FRÍO BAJO CERO


Empate en la fría noche de Victoria. 0 a 0 entre Tigre y Lanús. Un resultado que le sirve al Matador para levantar en lo anímico, ante un rival que está peleando el campeonato.

Era una incognita el partido en esta noche helada.  Se venía de un golpe duro por la eliminación en la Copa Libertadores, y en frente había un buen equipo que  se encuentra en los puestos de vanguardia, con las posibilidades de salir campeón.

Se dio un partido con alternativas cambiantes, con un Lanús más incisivo en los primeros 45 minutos, teniendo la pelota, tratando de lastimar por el lado de Mario Regueiro. Tigre llegó muy poco en esa etapa, teniendo a un Damián Albil muy rápido a la hora de responder bajo los tres palos. El arquero que reemplazó a Javier García lesionado en Paraguay, fue la carta más importante y la figura del juego.

 Al Matador le costó generar juego, con un Pérez García muy solo, que apenas podía juntarse con Leone, para llegar hasta los últimos metros. El mediocampo tuvo varios inconvenientes para acomodarse en el terreno.

Ya en el segundo tiempo, el panorama cambió. Los del sur, mermaron en su ofensiva y fue el turno del local. Ya con la línea de volantes más concentrada, se empezaron a ver las mejores opciones para los de Gorosito, no tanto en el área de Agustín Marchesín, pero si a lo largo y a lo ancho de la cancha.

Las más claras fueron la de Kevin Itabel, que le entró mordido a la pelota y no pudo ajusticiar al arquero. La de Diego Ftacla, quien también ingresó en el complemento, y avisó con un remate que se fue por arriba del larguero. Aunque sin lugar a dudas, la jugada de la noche tuvo como protagonista a Pérez García. El 10 ingresó al área, y casi cayéndose por una falta de un defensor Granate, alcanzó a tocar el balón por sobre el cuerpo de Marchesín, la pelota no quiso entrar, pegó en el palo y rechazo un defensa de la visita. Lo gritaron todos, pero no hubo gritos en la noche.

Tigre demostró que sigue vivo a pesar de la tristeza por lo ocurrido en Asunción. Es tiempo de dar vuelta la página, dejar ese lindo recuerdo archivado en nuestras memorias, y darle para adelante en lo que queda del semestre. El próximo partido será ante Arsenal en Sarandí, un rival que siempre complica al Matador.