miércoles, 6 de marzo de 2013

RENDIRSE JAMÁS



Triunfo agónico de Tigre ante Palmeiras por 1 a 0 en Victoria. Peñalba la mandó a guardar a los 94 minutos para desatar la locura. Orban fue la gran figura. Buen debut de Cousillas bajo los tres palos. El Matador sigue vivo en la Copa.

“Para Luquitas la Selección” el Himno de la noche sin dudas, y más que merecidos. Aplausos hasta que sangren las manos para el lateral izquierdo que fue el mejor de todos. No perdió ninguna pelota en las alturas, su blonda melena se cansó de ganar de arriba. Y en la última del partido, antes del grito de Gabriel Peñalba, el delantero de la visita sobró la situación en vez de ajusticiar, intentó dejar en ridículo a Orban, pero fue en vano, como durante los  los 90 minutos, impasable el defensor ARGENTINO. Hay que resaltarlo para que se aviven algunos desde AFA…

El empate era el resultado que mejor le quedaba al marcador, si bien los brasileros vinieron a buscar eso, tuvieron varias oportunidades de romper el cero. Pero se encontraron con otra de las figuras de la noche: Agustín Cousillas. Al joven arquero no le pesó el buzo, estuvo muy seguro y tapó un remate a quemarropa que tenía destino de red.

El triunfo llegó en el final, con la última bola. Gabriel Peñalba, jugador que le está dando varias satisfacciones a este equipo, la encontró en el área y no perdonó. Orgasmo Tigrense en la agonía del juego, para seguir vivos en la Copa Libertadores.

Siempre hay que resaltar el trabajo de Galmarini, poniendo cuando hay que poner y cuando no también. Otro que estuvo muy correcto fue Diego Ferreira, firme en la marca y haciéndose respetar como un caudillo. Hoy no apareció Pérez García y Botta se enganchó en el segundo tiempo.

Se sufrió pero se ganó. Ahora se viene San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro. Un plantel corto, pero con mucha humildad y sacrificio para llevar adelante esta seguidilla interminable. Hoy, varias gargantas se quebraron, pero a dormir contentos Matadores!