domingo, 25 de septiembre de 2011

TARDE DE SOL Y DE FÚTBOL


En un partido entretenido y parejo, Tigre y All Boys igualaron 1 a 1. Abrió la cuenta para la visita Mauro Matos y empató Román Martínez para los dirigidos por Rodolfo Arruabarrena. Un punto que les sienta mejor a los de Floresta.

Fue uno de los mejores encuentros de la jornada de Primera A, con dos equipos que plantearon el juego mirando hacia el arco rival, buscando la victoria en todo momento. Es por eso que resultado se ajustó a lo que propusieron los protagonistas. En síntesis, fue un tiempo para cada uno.

El conjunto de José Romero trató de sofocar al "Matador" en los primeros minutos, con un ataque incesante y presionando de mitad de cancha hacia adelante. Le costó un poco al dueño de casa, asentarse en el terreno y desplegar el nivel que venía demostrando en las fechas anteriores.

Todo se emparejó cuando Román y Diego Morales comenzaron a tener contacto con el balón, permitiendo el paso de los laterales-volantes hacia el ataque.

Los arqueros fueron protagonistas con dos grandes atajadas. Primero Javier García le tapó un remate espectacular a Agustín Torassa, y más tarde Nicolás Cambiasso le ahogó el grito a Ezequiel Maggiolo. Ya en la agonía del primer tiempo, Matos de cabeza puso el 1 a 0.

En la segunda etapa se pudo ver lo mejor de Tigre, tocando con la pelota al piso, firme en el fondo y acorralando al "Albo", que se metía en su campo y apostaba al contragolpe. Román Martínez avisó con una buena apilada y una definición que se fue junto al palo.

All Boys tuvo dos claras para liquidar la historia. Sanchez, después de un error del fondo tigrense, la picó al ángulo para que García se luzca mandando el balón al córner. Luego Hugo Bargas en una contra inmejorable, la mandó arriba el travesaño.

Cuando pasó el temblor para los soldados de Arruabarrena, llegó el empate final con la volea de Román. En la última del cotejo, Maggiolo paralizó a los hinchas visitantes con un testazo que rozó el parante izquierdo de Cambiasso. Eso fue lo último.

Un empate con sabor a poco, al igual que el partido con Arsenal de Sarandí, pero es un punto que sirve para seguir sumando. Se vienen dos fechas fuera de casa, frente a Boca Juniors y una nueva final con Olimpo de Bahía Blanca.