sábado, 17 de septiembre de 2011

CON SABOR A DERROTA



En un partido lleno de polémicas, Tigre y Arsenal de Sarandí igualaron 2 a 2 en Victoria. Diego Moráles de Penal y Mariano Echeverría convirtieron para el Matador, mientras que Emilio Zelaya y Guillermo Burdisso anotaron para los del viaducto. Cristian Campestrini, quien se iría expulsado, le atajó un penal a Carlos Luna en el PT. El local perdió dos puntos de oro para engrosar el promedio. Arsenal se fue en llamas por la actuación del árbitro Diego Abal

Los jugadores de Tigre sobraron el partido, lo dieron por terminado antes de tiempo y eso se pagó caro. En el momento en que Campestrini abandonó el campo, entre sílbidos y aplausos irónicos de la gente que antes lo había ovacionado, todos daban por hecho de que el conjunto de Arruabarrena se llevaría el partido.

Tigre no aprovechó el hombre de más y cometió muchas infracciones en su campo, algo no recomendable frente a un rival que cuenta con buenos cabeceadores en el área, uno de ellos, Guillermo Burdisso, fue quien selló la igualdad en el final.

El dueño de casa tuvo chances para llevarse el triunfo pero no las pudo concretar. Al penal que falló Carlos Luna, se le suman dos pelotas en el travesaño(una de Luna y un cabezazo de Ezequiel Maggiolo en la agonía de juego) y otras tantas que sacó Campestrini.

Los dirigidos por Gustavo Alfaro (expulsado en el segundo tiempo), realizaron el juego al que están acostumbrados, cerrarse atrás con sus dos pilares, Burdisso y Lisandro López, apostar a la pelota parada del especialista Adrián González y aprovechar la velocidad de sus delanteros.

Este planteo, siempre le trae buenos resultados, porque para los del sur el 2 a 2 fue un triunfo, mientras que para el Matador fue una derrota. No hubo ideas con el resultado a favor, ni en la cancha ni desde el banco. Se pedía a gritos un cambio, había jugadores cansados, pero el Vasco Arruabarrena no movió las fichas del tablero.

Tigre visitará La Paternal para enfrentar a Argentinos Juniors. Habrá que levantar el ánimo de los jugadores para no perder la buena senda, eso es vital para lo que viene.