martes, 22 de marzo de 2016

DEL ÉXTASIS A LA AGONÍA

TIGRE empató de local ante Newells 3-3. Los goles del Matador los convirtieron Lucas Janson en dos oportunidades y Erik Godoy.  Daniel Mancini, Emanuel Insua e Ignacio Scocco igualaron para la visita.

Que partido raro, el primer tiempo fue un sueño maravilloso para todos. Tigre dominó ampliamente sobretodo del medio para arriba. Con un Janson intratable y en un nivel altísimo se encargó de volver local a la defensa leprosa. El jugador del momento hizo lo que quiso, más allá del doblete (el primer gol un poema), limpió el camino para sus compañeros, sobretodo para Rincón, quien lamentablente no lo supo aprovechar. En ese primer capítulo el Matador estuvo 10 puntos. La gente en las tribunas exultante, pensando en alguna goleada histórica. Con el correr de los minutos, la energía comenzó a mermar y ese dominió agresivo del inicio, se fue diluyendo poco a poco. El punto de quiebre fue el descuento del conjunto de Diego Osella a los 43´.

Ya en el complemento, Newells le empezó a copar el terreno a Tigre, poniendo más jugadores en la ofensiva. El Matador confundido y exhausto, se replegó y esperó, aferrándose al resultado. Sin embargo, la Lepra apretó el acelerador y en un minuto empardó las cosas. Primero Insua y luego Scocco, 3-3. Baldazo de agua fría para los hinchas que no entendían lo que estaba sucediendo. Ese hermoso sueño del principió, se convirtió en una cruel pesadilla.

El DT interino Fabián Castro, notando el estado de algunos jugadores, mandó a la cancha sangre nueva: Menossi, Redondo y Mierez (a este último le convirtieron el penal). Tigre respiró un poco, tomó aire y volvió a la carga con más ganas que ideas. Estuvo para cualquiera, pero terminó en igualdad.

Sensación de derrota, por ir tres goles arriba y por desperdiciar un penal. Quedó en evidencia el deterioro físico del plantel. Pedro Troglio y su cuerpo técnico, deberá trabajar en varios aspectos y levantarle la moral a estos jugadores.

Después del parate por eliminatorias, se vienen dos encuentros complicados. Racing en Avellaneda y luego Boca Juniors en el Dellagiovanna. Linda manera de debutar para el nuevo entrenador. VAMOS TIGRE!!!