domingo, 13 de marzo de 2016

DERROTA EN CUYO

TIGRE cayó 1-0 en su visita a San Juan. El gol de San Martín lo convirtió Ezequiel Montagna. El Matador todavía no ganó de visitante en este certamen.

Un oasis en el desierto aquella goleada ante Atlético Tucumán. Ojalá no haya sido un caso aislado, porque en San Juan nos bajaron de un hondazo. Prueba de fuego para el DT será esta semana, dos compromisos de local. Primero el postergado ante Huracán y luego recibiendo al peor Newells de los últimos años. Acá te tenés que agrandar, sacar chapa, en casa mandamos nosotros. Deberá cambiar, por supuesto. Equipo que gana no se toca es la frase, pero si vos improvisaste a lo sumo te sale bien una vez. Camoranesi improvisó ante los tucumanos y salió airoso. Quiso hacer lo mismo con los sanjuaninos y no prosperó.

 El inodoro en el baño y la heladera en la cocina. Fue aceptable en el 5-0 no porque se ganó, y hablamos todos con el diario del lunes, de antemano ya se sabía de las lesiones y suspensiones, y de la dificultad del entrenador para conformar una línea defensiva decente.  Contra el verdinegro, contaba con un 4 de oficio como Leandro Marín, Erramuspe podía haber ocupado un lugar como central y a Pittinari lo mandás al medio o al banco. El ex Belgrano no siente la marca, le ganan las espaldas, en definitiva no es defensor. Otro rival no te perdona, cualquiera que tenga un poco de eficacia a la hora de definir, a esta defensa ayer le metía tres o cuatro goles más. Defendió muy mal Tigre, le ganaron por tierra y por aire. San Martín no lo supo aprovechar.

En ataque el Matador mostró otra cara, pero acá hay que hacer goles, eso es lo que vale. Con insinuaciones no se hacemos nada. Entre Ardente y el palo le sacaron un tremendo tiro libre a Lucas Janson, en lo que fue la chance más clara para la visita. El juvenil Janson fue la carta más valiosa en el ataque tigrense, ya que Alexis Castro abandonó el juego al inicio del ST por lesión. En su lugar ingresó Rincón, aunque el colombiano no influyó en el encuentro como lo hizo la fecha pasada. El DT sólo cambió figuritas, y no la disposición de los jugadores. Hay que saber leer a los rivales, a veces morir con la de uno puede ser crucial. En la agonía se la jugó sacando un defensor y dejando línea de tres. Fue el último manotazo de ahogado. No alcanzó. La historia ya estaba escrita.

Tigre volverá a jugar este miércoles ante Huracán el partido postergado. Luego volverá a jugar en el Dellagiovanna el lunes ante Newells. No hay excusas. Hay que ganar. VAMOS MATADOR!!!