domingo, 5 de abril de 2015

NO ALCANZÓ CHIMI


Perdió TIGRE en su visita a San Juan. San Martín se impuso 3-1 con doblete de Gómez y el restante de Bogado. Blengio había empatado transitoriamente para el Matador.

Derrota que duele, porque son esos partidos donde tenés que mostrar autoridad si pensás en pelear arriba. Cuando parecía que Tigre se embarcaba en un viaje de ensueño en este torneo, el empate de local ante Defensa y Justicia y este cachetazo en San Juan, nos muestra la cruda realidad que estamos viviendo, a veces endulzada con triunfos esporádicos.

Hay jugadores que volvieron a mostrar puntos muy flojos y las sustituciones del DT, tampoco pudieron generar una revolución que nos de respuestas dentro del campo de juego. El día que algunos dejen de jugar para la cámara y para los compilados semanales de “lujitos”, vamos a andar un poco mejor. Un puesto en defensa te lo ganás poniendo huevo como el Chimi Blengio. Si te querés ganar un puesto en la mitad de la cancha tenés que recuperar, mantener un equilibrio, asistir a tu compañeros, y no perdiendo la pelota o haciendo faltas estúpidas e innecesarias en zonas de peligro. Y si sos delantero, para ganarte ese lugar hay  que meterla adentro. A un atacante se le pide goles, nada de chiches y bicicletas, GOLES. El Matador tiene jugadores interesantes, grandes promesas, pero se tienen que romper el lomo con esta camiseta, para no irse a pasear a Europa y luego terminar en la B Metro.

A Tigre lo liquidó el segundo gol del local. Un tiro libre de Bogado que se desvió en la barrera y descolocó a Javier García que no llegó a sacarla. A partir de esa desafortunada jugada, los dirigidos por Gustavo Alfaro fueron a buscar el empate más con empuje que con ideas, algo que muy pocas veces da un resultado positivo. Para colmo de males, de tanto buscar el arco rival sin éxito, una contra sanjuanina dejó mal parada a la defensa y se terminó el partido. 3-1.

Cuando el encuentro estaba igualado, ambos equipos mostraban sus credenciales al unísono, un duelo muy parejo. La balanza comenzó a inclinarse a favor de San Martín, primero cuando el árbitro comenzó a mostrar tarjetas amarillas a los visitantes, ignorando entradas fuertes de los dueños de casa. Segundo y principal, nosotros se la hicimos muy fácil a Laverni muchachos, haciendo foules tontos en la proximidad del área. Demasiado sencilla se la hicimos… Pecamos de ingenuos.

Hoy sólo voy a destacar al jugador que me hizo sentir orgullo: JUAN CARLOS BLENGIO. No sólo por el gol, sino porque se nota a la legua que siente la camiseta, por ir al piso en cada pelota como si fuese la última, por hacer lo que los delanteros no pudieron. Contagialos Chimi, ese va a ser tu trabajo en la semana.

El próximo partido será de local ante Estudiantes de La Plata. Un equipo que no viene bien y buscará levantarse en Victoria. A estar atentos. VAMOS TIGRE, PONGA HUEVO, GARRA y CORAZÓN.