domingo, 16 de noviembre de 2014

NO DESPEGA

TIGRE cayó en casa ante Newell´s por 2-1. Maxi Rodríguez y Victor López para la visita. Joaquín Arzura había empatado transitoriamente. El árbitro Juan Pablo Pompei ignoró un penal contra Blengio en el final del partido.

El equipo tiró a la basura el gran trabajo realizado entre semana ante Lanús, tuvo un primer tiempo para el olvido. Esos descuidos fueron determinantes para el desarrollo del encuentro y en definitiva, para el resultado final. Quedó claro, a simple vista, que el gran déficit del Matador es la línea defensiva. Cuando llegue el periodo de fichajes, la dirigencia y Gustavo Alfaro, deberán meter mano en ese sector. No traer cualquier cuatro de copas para recambio, por lo menos que vengan dos refuerzos para estar en el once titular. No se pueden seguir dando ventajas en cada pelota parada, no se puede improvisar, no se puede quedar siempe mal parado. Tigre no está en condiciones de seguir regalando puntos. Hoy en la primera etapa, los rosarinos entraron al área tigrense como si nada. De no ser por Javier García, hubiese sido una goleada.

Asi como el arquero de Tigre fue figura en los primeros 45´, en el complemento fue un espectador de lujo. Con la expulsión temprana de Milton Casco, los dirigidos por Raggio abandonaron el dominio abrumador del inicio, se replegaron en su campo y aguantaron las embestidas. El Matador estuvo cerca del empate, con un remate de Erik Godoy por arriba, y otro de Sebastián Rincón, que golpeó el travesaño. Los intentos siguieron, pero todos morían en las seguras y tiempistas manos de Oscar Ustari.

En el último minuto adicionado, el juez Pompei dio la nota al no cobrar un evidente penal por un agarrón a Juan Carlos Blengio. Como si esto fuera poco, no dejó patear el córner a favor del equipo local. Un desastre, como el nivel del referato argentino.

Resaltamos como siempre a Javi García, también hay que mencionar a Arzura, primer gol en Primera para el cinco de Tigre. Merecido.


Próxima fecha ante Belgrano en Córdoba. HAY QUE GANAR O GANAR MATADOR.