domingo, 30 de noviembre de 2014

FÚTBOL SOBRE EL AGUA

TIGRE derrotó en casa a Atlético de Rafaela 3-1, llegó a 26 unidades y sueña con entrar a la Copa Sudamericana. Facundo Sánchez, Gabriel Peñalba y Carlos Luna los goleadores. Juan Eluchans había abierto la cuenta para la visita.

Una fecha especial, importante para cada uno de los miles de hinchas del Matador que habitan nuestro suelo. Hace unos días, se cumplió el décimo aniversario de la gesta que marcó un antes y un después en la historia de la entidad de Victoria. Aquel 2-0 a Platense en Saavedra, en su cara y en su cancha, inolvidable. El festejo final de los jugadores, la caravana de autos desde Av Maipú hasta el Coliseo. En fin, una historia que todos conocemos y recordaremos por el resto de nuestra existencia. Ricardo Caruso Lombardi, Chino Luna, Chimi Blengio, Martín Galmarini, Gustavo Sever, Gonzalo González, Daniel Correa, Luciano Krikorian y heber Arriola, fueron los homenajeados con una plaqueta antes del inicio del juego ante Atlético de Rafaela.

Tarde gris, fría, lluviosa y ventosa, pero también, colorida, caliente y alegre en las tribunas. Una mezcla de emociones. Tigre logró un importante triunfo que lo deja con 26 puntos y la posibilidad de clasificar a la próxima Copa Sudamericana (deberá ganarle a Estudiantes en La Plata)

Arrancó mal el Matador. Eluchans llegó al fondo tras una asistencia de Lucas Albertengo y definió cruzado para poner el 1-0 a favor de los Rafaelinos. Tigre reaccionó rápido y tras un centro desde la derecha, Sánchez le gana en el salto al arquero Conde, estampando de cabeza el 1-1. En esa primera etapa el encuentro fue parejo. Lo tuvo Lucas Wilchez pero el palo se lo negó. Los dirigidos por Roberto Sensini, complicaban con las subidas de Eluchans y de Pol Fernández a la línea defensiva tigrense, aunque no inquietaban a Javier García.

En la segunda mitad todo fue distinto. Tigre lo pasó por arriba a base de fuerza y buen fútbol. Gabriel Peñalba fue fundamental para la recuperación de la pelota en la mitad de la cancha. Con lujos productivos y yendo para adelante, consiguió el segundo gol, que le daba justicia al marcador.

El Matador continuó atacando pero no lograba definir la historia, hasta que apareció el eterno goleador Carlos Luna, para sentenciar el juego y tranquilizar a la gente. 3-1 y final.

Hoy se jugó con actitud, se atacó en todo momento y nos defendimos muy bien. Fue un gran partido de Tigre. Los jugadores se despidieron de su gente con una victoria. El último partido será como visitante ante Estudiantes de La Plata. VAMOS MATADOR!!!