jueves, 28 de agosto de 2014

DERROTA EN EL SUR

TIGRE cayó en su visita al Florencio Sola. Fue 1-0 ante Banfield con gol de Santiago Salcedo. Traspié del Matador tras la goleada ante Racing Club.

Mucha bronca en los hinchas, también en los jugadores. Un partido en el que Tigre merecía traerse algo, al menos un puntito. Gustó la actitud del segundo tiempo, yendo para adelante, obligando al rival a retrasarse, generando situaciones, algo poco común en los últimos tiempos. Queda la sensación amarga de saber que se regalaron 45 minutos, que se lo respetó por demás al conjunto de Matías Almeyda, y que la defensa no tuvo un buen nivel.

Los del sur arrancaron muy ofensivos, utilizando los carriles del ataque para desplegar su juego. Juan Cazares fue el que marcó la diferencia en el Taladro. El moreno estrelló dos balones en los palos, probó al arco en varias oportunidades, mientras los defensores miraban expectantes y le dejaban la pelota a su antojo. Había que marcarlo a él, parece que no lo entendieron. Otro que estuvo bastante movedizo fue Ricardo Noir, complicó con su velocidad y llegando al fondo. Salcedo es ese delantero que te toca una pelota y te cambia la historía. Eso fue Banfield en la primera mitad.

El complemento fue distinto, Fabián Alegre en contra de su voluntad, se vio obligado a cambiar el esquema, enfocando todas las miradas en el arco defendido por Gaspar Servio. Kevin Itabel, Wilchez (de gran partido nuevamente), el Chino Luna... Todos se quedaron con el grito atragantado. No quiso entrar, es simple, no le busquemos más vueltas. A practicar la definición de cara al lunes frente a Quilmes.

El camino es este, después de tanto pegarle a los planteos mezquinos y defensivos del DT, podemos decir que algo ha cambiado. Ojalá haya un quiebre en la mentalidad del entrenador y se de cuenta que al fútbol se juega con arcos, y que el máximo objetivo de este hermoso deporte, es hacer besar la pelota con la red. A seguir intentando Matador, que al Cervecero hay que ganarle como sea.