viernes, 20 de abril de 2012

CON EL CORAZÓN

Tigre ganó en casa, llegó a la punta y salió del descenso directo por un ratito. Venció a Olimpo con un gol de Martín Galmarini (en offside). Ambos equipos se fueron disconformes con la mala actuación del árbitro Patricio Loustau y sus asistentes.

Antes del análisis, no se puede dejar pasar la mala performance de la terna arbitral en este partido decisivo, donde los dos planteles se juegan muchas cosas. Gravísimos errores.

Primero en el gol del Matador, con un Galmarini adelantado un metro. Luego la expulsión a Mariano Echeverría, una amarilla hubiese estado bien por el manotazo a Andrés Franzoia. No pasó lo mismo con la patada de Ezequiel Parnisari sobre la tibia de Ezequiel Maggiolo, eso si era para roja, tan sólo cartón amarillo para el Aurinegro.
Pero lo peor llego sobre el final, el árbitro no dejó seguir una jugada que terminaba en el segundo gol del local, ya que cobró una falta antes sobre Ramiro Leone y roja para el defensor Gabriel Díaz.  No fue la noche de Loustau.

Para hablar un poco de fútbol,  Tigre no jugó bien… estuvo impreciso con el balón en los pies, dependió mucho de lo que podía generar Diego Morales y del corazón y la garra de Galmarini. Otra vez Román Martínez estuvo ausente y Diego Castaño hizo lo que pudo, hasta jugó de defensor central sobre el cierre de la primera etapa.

Este partido marcó la vuelta por el torneo argentino de Daniel Islas, ya que Javier García se bajó a último momento por problemas de salud. El “1” estuvo seguro bajo los tres palos y tapó un buen remate desde fuera del área.

Tigre comenzó a sentir  el hombre de menos, promediando la segunda mitad. Fue en ese momento cuando los soldados del fondo, comenzaron a  defender con garras y dientes. Los de Walter Perazzo, trataban de lastimar con los pases largos y precisos de Martín Rolle, pero ni Franzoia ni Bareiro lograron inquietar.

Tigre luchando y guerreando, se aferró a un triunfo de oro, 3 puntos más para seguir soñando con la salvación. Quedan 8 finales, se viene Belgrano en Cordoba…