lunes, 31 de octubre de 2011

FUE UNA DERROTA


Tigre que mereció ganar y terminó sufriendo, se trajo apenas un empate 1 a 1 de Santa Fe. Enrique Bologna y los travesaños salvaron a Unión. Javier Carrasco y Juan Avendaño fueron los goleadores. Román Martínez se fue expulsado. Una igualdad con sabor a NADA para el Matador de Victoria.

En el fútbol no existen los merecimientos, los goles se hacen y punto. Por eso Tigre terminó igualando este partido, cuando podía haberse traído una goleada a favor.

Los palos fueron protagonistas en la bonita tarde de Santafesina, salvaron al dueño de casa de varias caídas. Pero tampoco hay que olvidar la actuación del arquero "Tatengue" que volvió a ser figura en su equipo.

Los dirigidos, en esta ocasión por Diego Markic (Rodolfo Arruabarrena expulsado ante Belgrano, dio órdenes desde la platea), tuvieron todo para ganar el juego, pero la suerte no estuvo de su lado. Recién pudo llegar al gol en el ST y de la manera menos pensada. Emanuel Pío mandó el centro y de cabeza marcó Javier Carrasco. Si, el de menor estatura ganó en el área y la mandó a guardar.

Poco le duró la alegría a la visita, ya que 5 minutos después apareció Avendañó, también de cabeza, para estampar la paridad. Sobre el final Román Martínez abandonó la cancha por doble amonestación, y fue en ese momento que Tigre sufrió y se aferró al empate.

El Matador jugó bien el primer tiempo y bajó un poco su nivel en la etapa final. Los dirigidos por Kudelka fueron dominados durante 80 minutos, y sólo reaccionaron cuando se encontraron con el marcador en desventaja. Las figuras Enrique Bologna en el local. Emanuel Pío y Diego Morales, los puntos más altos en los visitantes. También volvió Norberto Paparatto luego de una larga ausencia por lesión.

La próxima final de Tigre será ante Colón en el Estadio José Dellagiovanna. Mientras tanto sigue el karma de no poder ganarle a los rivales directos. Uno más y van...?