miércoles, 26 de octubre de 2011

GOLPEÓ DE ENTRADA


Con gol de Federico Mancuello a los 5 minutos del PT, Belgrano de Cba le ganó a Tigre y lo hundió en la tabla de los promedios. Un duro golpe para el Matador que perdió la brújula. Otro dolor de cabeza para Rodolfo Arruabarrena, que fue expulsado antes del inicio del cotejo.

Otra final en el camino, otro rival directo, una nueva derrota. Tigre sigue sin levantar cabeza y los partidos pasan y pasan. Se van achicando los plazos y los de Victoria están dejando pasar el tren.

Tigre buscó el empate, pero los escasos intentos se iban desviados, ya que el arquero Juan Carlos Olave, no se destacó en todo el partido. Lo tuvo el Chino Luna, Ezequiel Maggiolo y hasta el "Chimi" Blengio, pero no hubo caso. Tigre podía haber jugado 90 minutos más, que el gol no iba a llegar.

Los dirigidos por Ricardo Zielinski golpearon de entrada y luego hicieron un planteo defensivo, el cual les trajo buenos resultados. Apostaron al contraataque desde el primer minuto y eso les sirvió para llevarse el triunfo. No liquidaron el encuentro porque en frente estaba Javier García, quien tapó dos pelotas fenomenales a Franco Vázquez y a Cesar Pereyra.

Diego Castaño fue un punto alto en la primera mitad, pero con el correr de los minutos, su actuación se fue diluyendo inmersa en la imprecisión de sus compañeros. Finalmente abandonó el campo en la etapa final.

El Matador extrañó mucho la dupla Román-Morales. Los generadores de juego fueron neutralizados por los defensas "celestes" y no pudieron demostrar lo que mejor saben hacer. La bandas se convirtieron en el mejor negocio para el local, pero los centros de Ramiro Leone, Andrés Rodales y Javier Carrasco, no encontraban destinatario y siempre quedaban en poder del rival.

Tigre no jugó bien, se quiso llevar por delante al "Pirata" pero sin ideas. Para ganar ante Unión en Santa Fe, el entrenador deberá trabajar en lo técnico y en lo anímico. La final del próximo lunes es decisiva.