domingo, 29 de mayo de 2011

YA NO QUEDAN VERDUGOS




Tigre derrotó a ese karma llamado Vélez Sarsfield por primera vez desde que volvió a Primera. Fue 2 a 1 con goles de Denis Stracqualursi y Gastón Díaz. Ricardo Álvarez había marcado el empate transitorio para la visita. El Matador tomó un poco de aire en la lucha por salvarse de jugar la promoción.

"Confío a muerte en mis compañeros y sé que vamos a ganar" eso anticipó Martín Galmarini horas antes de este partido clave frente al líder del campeonato. El "Patito" no se equivocó, el equipo consiguió un triunfo muy importante para seguir sumando en las dos tablas, la del torneo y la del promedio.

El dueño de casa obtuvo los 3 puntos merecidamente, jugó con mucha actitud y con la mente puesta en este rival, que si bien contó con mayoría de suplentes, sigue siendo uno de los mejores planteles del país.

Vélez apostó todo su juego a lo que Ricardo Álvarez podía ofrecerle, ya que David Ramírez no apareció en la tarde noche de Victoria y Juan Manuel Martínez jugó muy retrasado. Fue muy pobre lo realizado por el conjunto de Ricardo Gareca en el primer tiempo, mejoró en el conplemento luego del empate, pero nunca puso en riesgo al arco defendido por Daniel Islas.

Hubo varios jugadores que se destacaron en el ganador. Diego Morales fue desequilibrante de mitad de cancha hacia adelante, Esteban González y Diego Castaño mantuvieron el equilibrio en el medio, Galmarini siempre fue garantía de ataque por la banda derecha y Denis Stracqualursi siempre vigente, marcó de penal su décimo gol para transformarse por ahora en el máximo goleador del Clausura 2011.

Pero el mayor mérito de este Tigre, fue no haber perdido la compustura tras el empate del "Fortín". Rodolfo Arruabarrena mandó a la cancha a Gastón Díaz y el ex Colegiales se convirtió en el héroe de la Zona Norte. El volante envió un centro desde la derecha, y la pelota terminó clavándose en el arco de Marcelo Barovero. ¿Ayuda del viento tal vez? eso no le importó a Díaz, mucho menos le importó a la gente que alentó los 90 minutos sin parar.

Quedan 3 finales y Tigre sigue dependiendo de si mismo. Huracán es el próximo objetivo y lo único que sirve es ganar.