lunes, 25 de octubre de 2010

DESTINADO A SUFRIR





Tigre volvió a la victoria en su cancha, le tocó sufrir pero pudo vencer a Olimpo de Bahía Blanca. Fue 3 a 2 con un gol agónico de Diego Castaño en el último minuto del partido. Ricardo Caruso Lombardi vuelve a respirar, al menos por una semana.

El partido en la previa se presentaba con el equipo local como favorito, a pesar de arrastrar dos derrotas consecutivas (Boca Juniors y San Lorenzo de Almagro), este era el encuentro ideal para conseguir los 3 puntos y escalar en la tabla de posiciones.

Los "Matadores" fueron un aluvión en los primeros minutos y Diego Morález se convirtió en el autor intelectual de los dos primeros goles. De entrada a los 3 minutos, habilitó con un pase magistral a Fernando Telechea, quien envió el centro para que Denis Stracqualursi grite por sexta vez en el campeonato. Más tarde, nuevamente Morález, dejó solito a Martín Galmarini y el "Patito" clavó la pelota en el ángulo derecho de Laureano Tombolini.

Todo era color de rosas para Tigre, pero poco a poco se fue relajando y el conjunto bahiense dirigido por Omar De Felippe comenzó a tratar mejor el balón y llegó al descuento con un cabezazo de Julio Furch. 2 a 1 y al descanso... un descanso que iba a durar mucho más que 15 minutos para el dueño de casa...

Tigre salió dormido a jugar el segundo tiempo, fue un equipo completamente distinto al de los primeros 45 minutos. No gravitaba en el ataque, Morález desapareció ya que no encontraba un socio perfecto para llevar las riendas del "Matador" y fue así que Olimpo empató el partido por intermedio de Néstor Bareiro.

Caruso Lombardi estaba enloquecido en la línea de cal, peleandose con la hinchada y para colmo Cristian Trombetta se fue expulsado. Parecía que se le venía la noche al DT hasta que apareció el salvador Castaño. El volante central se elevó más que todos en el área y vulneró la resistencia de Tombolini, para el delirio de los simpatizantes que ya comenzaban a impacientarse.

Tigre tuvo dos facetas, una buena, la del comienzo de la etapa inicial y una muy mala y preocupante en el segundo episodio. El entrenador deberá corregir muchas cosas para afrontar de la mejor manera el próximo partido frente a Colón en Santa Fe.