jueves, 29 de octubre de 2009

EXTRAÑANDO A LOS AUSENTES


Tigre cada vez extraña más a los dos baluartes que tenía en la defensa, ellos son Norberto Paparatto con rotura de ligamentos cruzados de su rodilla y Juan Carlos Blengio, quien emigró al fútbol griego.

La goleada sufrida frente a Lanús por 4 a 0 es un mal trago que tendrá que quedar en el olvido, aunque es un golpe muy duro de asimilar, cuando se creía que el Matador estaba recuperando su nivel perdido.

Demasiado incierto es el futuro de este equipo que no da signos vitales en la zona defensiva, sobre todo en la zaga central y que no acierta en la zona de ataque.

El lunes recibirá a uno de los punteros del campeonato, Newells Old Boys, buscando cambiar estra terrible racha negativa que lo encuentra en la última colocación de la tabla de posiciones y con la valla más vulnerada.