sábado, 24 de septiembre de 2016

OTRA VEZ LUNA

TIGRE empató 1-1 en su visita a Avellaneda. Carlos Luna abrió la cuenta para la visita, mientras que Victor Cuesta de penal igualó para Independiente.

Duro e intenso partido que empezó mejor para el Matador, con el tanto del Chino Luna. Tras una gran corrida de Sebastián Rincón, el goleador de Tigre la empujo con cierta dificultad pero logró meterla. Era un premio merecido para los de Victoria porque hasta ese momento habían sido más que la visita.

Con el correr de los minutos, el equipo dirigido por Gabriel Milito comenzó a agarrar la pelota y a presionar bien arriba. Tigre se llenó de infracciones y de tarjetas amarillas muy apresuradas, ya que no encontró otra forma de contener al rival. El árbitro Espinoza, de floja labor, ignoró dos fouls del visitante que podrían haber dejado al conjunto de la Zona Norte en inferioridad numérica. Luego, ante el reclamo del banco local y de la parcialidad roja, el juez compensó inventando un penal del arquero Ibañez. Tras el regalito, Victor Cuesta marcó empate.

En el segundo tiempo Tigre no fue el mismo. Ya no atacó tanto como en el PT y se dedicó a esperar agazapado aguantando las embestidas del Diablo. Primero Sanchez Miño y luego el uruguayo Vera tuvieron el triunfo en sus pies, pero encontraron a un Nelson Ibáñez bien parado. Lo que siguió fueron sólo insinuaciones del dueño de casa, jugadas de carambola, y rechazos, algunos un tanto defectuosos, de la defensa tigrense.

Vale rescatar este punto, porque es un juego que se podía haber perdido por como se dio. Gaspar Iníguez volvió a repetir una gran actuación en el mediocampo, no sólo en la marca sino también a la hora de asistir a los compañeros. Hoy se notó a un Diego Morales un tanto apresurado con el balón y poco asociado a sus compañeros de ataque. Debutó Urribarri en una defensa que tuvo mucho trabajo y que se la bancó como pudo. El Chino volvió a convertir, zafó de la roja y luego se retiró con molestias. Janson y Rincón fueron lo mejor en la ofensiva, el negocio de los de Troglio fue por las bandas, complicaron mucho con sus corridas, a mejorar la definición.

El próximo será ante Boca Juniors en el José Dellagiovanna. ES LA HORA DE GANAR MATADOR!!!