jueves, 18 de febrero de 2016

SE ESCAPÓ DE LAS MANOS

TIGRE empató en Sarandí ante Estudiantes de La Plata 1-1. Federico González abrió el marcador para el Matador, empató Leandro Desábato para el Pincha. La visita jugo con 10 desde los 15’ del PT por la expulsión de Rodrigo Erramuspe.

Partido accidentado para el Matador desde el arranque. La temprana expulsión de Erramuspe quemó cualquier libreto que haya imaginado el DT Camoranesi durante toda la semana. El defensor central salió muy lejos, llegó a destiempo y con la pierna arriba sobre el jugador rival. Roja directa y a las duchas. Juan Carlos Blengio, quien jamás debió abandonar el primer equipo, fue el reemplazante. El juvenil Balmaceda pagó los platos rotos. Para colmo de males, Erik Godoy se lesionó y no pudo continuar en el terreno de juego. Ahora sí, a improvisar con Pittinari de central. Mientras tanto, el Flaco Echeverría lo ve desde la casa…

La inferioridad numérica comenzó a notarse en el ST, con Estudiantes atacando y con Tigre esperando alguna contra. Ese contragolpe no tardó en llegar. Salió un pelotazo  hacia Sebastián Rincón, el colombiano giro ante la marca de la defensa, asiste a González y el 9 la mando a guardar. Gran jugada en conjunto, buena asistencia del colombiano que estuvo muy habilidoso con el balón en los pies. Sino pregúntenle a Schunke, que el cafetero lo sacó a pasear media cuadra con la correa, y además le metió un caño de novela. Tigre rompía el marcador de un partido muy chivo. Lamentablemente esa fue la única chance del conjunto de la Zona Norte de cara al arco del León platense.

Estudiantes, herido en su orgullo y con un hombre de más, comenzó a acorralar a la presa hasta que llegó a la igualdad. A la salida de un córner, pierden la marca de Desábato, el defensor golpea apenas la pelota, se le escabulle de las manos a Javier García y 1-1. Floja respuesta del arquero tigrense, que esta vez no nos pudo salvar como tantas otras.

Al igual que contra Argentinos Juniors la semana pasada, TIGRE pierde dos puntos por un error defensivo. Hay que mejorar en ese aspecto. Se debe estar alerta en todo momento. Un segundo de distracción  la vas a buscar adentro. Más allá de esto, se valora el punto por cómo se dieron las cosas desde un principio.


El domingo se viene el tan ansiado debut como local ante Defensa y Justicia. Los de Varela vienen agrandados tras golear a Atlético de Rafaela y es una buena oportunidad para bajarlos de la nube. En casa hay que ganar como sea. VAMOS MATADOR!!!