viernes, 14 de agosto de 2015

CUMPLE INFELIZ

Caída de TIGRE en Córdoba frente a Belgrano. Mauro Obolo marcó el único gol del partido. El Matador acumula su tercera derrota consecutiva, entre campeonato y Copa Argentina.

En el cumpleaños del DT Gustavo Alfaro, el regalito se lo dieron a Mauro Obolo. El único gol del partido llegó tras un error, fatalidad, desgracia, mala suerte, como quieran llamarlo. El arquero Sebastián D’Angelo salió para cortar un centro, agarró el balón pero chocó con su compañero González Pírez, perdió el control del esférico y el goleador de raza aprovechó para mandarla a guardar. Poca racha para este Tigre, que cada error lo paga muy caro.

El Matador no sólo está teniendo problemas en la zona defensiva, sino que también le está faltando eficacia en el área rival. Hoy el Chino Luna tuvo varias para abrir el marcador y las desperdició, Galmarini metió un cabezazo en el final y Juan Carlos Olave, con una elasticidad increíble, logró salvarla sobre la línea con su pie. Tigre no está ligando, aunque no hay que agarrársela siempre con la diosa Fortuna.

El Gigante de la Zona Norte no puede dejar todo librado al azar, a que la ruleta le dé un guiño. Este equipo necesita un cambio. Cambiar algunas piezas, modificarlas territorialmente. Uno puede arriesgar, podés poner dos, tres o cuatro delanteros. El tema es que si no insertas de entrada una cabeza pensante, alguien que mueva los hilos, que haga jugar a las bandas y que abastezca a la tropa ofensiva, la cosa no va a caminar y el equipo se va a quedar estancado. Algunos técnicos siempre quieren morir con la suya, eso marca el estilo de cada uno, es respetable. Aun asi, siempre es bueno tener una mentalidad abierta a los cambios. Uno puedo inmolarse con su forma de pensar, te puede salir bien o te podes volver en primera ronda de un mundial con un equipazo. La historia nos lo dejó en evidencia en el 2002.

Volviendo a nuestro club, se sumaron muchos puntos jugando de esta manera, eso no se puede negar. Todo tiene un límite, y estás tres derrotas consecutivas te dan la pauta de que se deben modificar ciertas cosas.

Hay que recuperar al mejor Wilchez, y la mejor forma es haciéndolo jugar. El hombre que con un quiebre de cintura te puede cambiar el rumbo del juego, no puede estar la mayoría de los minutos calentando el banco de relevos. Lo peor es que los pocos minutos que tiene en cancha, juega en cualquier posición menos en la que se siente cómodo. Su hábitat es en el centro, atrás de los delanteros. Como carrilero por izquierda,  arrancando detrás de la mitad de la cancha, no sirve.


Vamos TIGRE, este semestre es complicado. A practicar definición y a trabajar la táctica en la semana. Se viene Unión de Santa Fe en casa y luego Huracán por Copa Sudamericana. Son partidos que definen los objetivos de este año. VAMOS MATADOR!!!