lunes, 14 de octubre de 2013

CON GUSTO A POCO




Igualdad 1-1 entre Tigre y Gimnasia y Esgrima La Plata. Lucas Licht abrió la cuenta de penal, empató Pérez García de tiro libre. El Matador jugó 45 minutos con un hombre de más por la expulsión de Barsottini.

Hablar de merecimientos en el fútbol no sirve, hay que meter la pelota adentro el arco, eso es lo que en definitiva te hace sumar puntos. Hoy el dueño de casa se topó con un gran arquero que atajó todo lo que le tiraron, exceptuando el precioso remate de Matías Pérez García. Fernando Monetti fue la figura del encuentro. 

El dueño de casa no arrancó bien, le costó acomodarse y Bordacahar como único delantero, no brindaba garantías. El primero en golpear fue el elenco de Pedro Troglio, con un cabezazo que salvó Javier García. Luego el arquero tuvo otra intervención en un mano a mano frente a Iván Borghelo. Minutos más tarde, Fideleff comete un penal que Licht cambió por gol. 

Tigre mejoró en su juego gracias a la aparición de Pérez García. El 10 fue el mejor en la ofensiva y selló su actuación con un precioso tiro libre al ángulo. Sobre el final del PT, Emiliano Ellacopulos se resintió de la lesión, y dejó su lugar a José Sand. 

El primer tiempo fue muy friccionado, se pegaron mucho. El árbitro Giannini repartió amarillas por doquier y expulsó al defensor Osvaldo Barsottini.

En la segunda mitad, los de Fabián Alegre salieron a buscar el partido muy cerca del área rival. Gimnasia se replegó muy bien para mantener la igualdad. Entre el arquero y los palos, salvaron al Lobo Platense de la derrota. 

Con el correr de los minutos, Tigre fue mermando en el rendimiento. Eso animó a la visita que apostó al contraataque. Tuvo algunas opciones, pero Javier García sigue reafirmando su buen momento. Hay que reconocer que el arquero elevó su rendimiento con respecto a las primeras fechas. En el podio de los mejores encontramos a Pérez García, Sand y Arzura. Cristian Bordacahar y Guillermo Cosaro, rindieron muy bajo de lo esperado.

Caras largas en el vestuario, porque era un partido que se debía ganar, pero falló la puntería. Los visitantes se van contentos porque se llevaron el punto que vinieron a buscar al José Dellagiovanna.

Ahora la mente debe estar puesta en Arsenal de Sarandí el próximo domingo, otra vez en casa.