domingo, 8 de septiembre de 2013

UN TIGRE SIN VOZ DE MANDO




Goleada recibió Tigre en su visita a River Plate. 3-0 con doblete de Manuel Lanzini y el restante de Giovani Simeone. Un barco a la deriva en Victoria. La situación ya preocupa.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche, porque el Matador volvió a perder, de manera dolorosa, sin poner lo que hay que poner cuando la situación es caótica, sin correr cada pelota como si fuera la última, respetando demasiado a un rival que clasificó en la Copa Sudamericana colgado del travesaño, y que venía de perder también por el torneo local. Tercera derrota al hilo, la gente ya no se aguanta, perdió la paciencia hace rato. Tigre sigue levantando muertos, es un experto, encima ahora vienen los rosarinos, de capa caída, a recibir la bendición y la resurrección en manos del gran benefactor de Victoria. El equipo le regala mucho a sus rivales, no vayan a creer que se jugó contra el Bayern Munich o el Barcelona. Este es un torneo donde cualquiera le gana a cualquiera, menos Tigre. 

Algunos están pidiendo la cabeza de Cagna, van 6 partidos, pero el DT parece no encontrarle la vuelta, el nivel cada vez es más bajo. Perdón por mentirles, después del partido en La Paternal, les dije que se queden tranquilos, que peor que ese día no se podía jugar. Bueno, me retracto, lo de hoy fue una vergüenza. Un plantel que renunció a atacar desde el vestuario. Que en el PT no llegó a pisar el área de Barovero, y que sólo le dio trabajo al arquero cuando estaba 3 goles abajo. 

Lo de Joaquín Arzura, hoy desde el arranque, fue lo mejorcito. En la semana dije que había que poner a algunos pibes, pero en este contexto que se vive en el club, los terminás quemando. Del resto de los que jugaron, muy pocos se salvan. No quiero recaer en lo defensivo, porque ya todos lo vieron, estaría siendo muy repetitivo, saquen sus propias conclusiones, pero en el primer gol de Lanzini, faltó que los centrales le desplieguen la alfombra roja y le hagan una reverencia al enganche, pésimo. Es fácil reprocharle al arquero… Seamos honestos, ¿Qué puede hacer con esa defensa? Imaginen a Buffón  o a Casillas (los mejores de los últimos 20 años), si aparte de cuidarse de los rivales, tendrían que cuidarse de Chiellini o Sergio Ramos respectivamente… En fin, desde que yo soy chiquito siempre se le echó la culpa al que cuida los 3 palos, hasta lo he sufrido en carne propia…

Volviendo al presente, oscuro por cierto, Tigre recibe a Rosario Central en medio de una tormenta. Antes de ordenar el equipo, hay que ordenar el club.