domingo, 15 de septiembre de 2013

EL REY LEONE







Y un día volvió a ganar Tigre. Luego de atravesar una racha negativa que le costó la salida del DT Diego Cagna, El Matador consiguió un triunfo vital ante Rosario Central. Los goles de Ramiro Leone y Emiliano Ellacopulos. Fabián Alegre, entrenador de la reserva, se hizo cargo del equipo en este partido.

El gol de Leone, ese festejo desaforado, es el agradecimiento hacia toda la gente, por el aguante y el cariño de siempre. El cántico “Leooone, Leooone” bajó de las tribunas, acompañado de la incesante llovizna en la fría y gris tarde de la Zona Norte. Ramiro pegó el grito en el cielo, un jugador al que dos técnicos quisieron colgar, pensando que ya había pasado su mejor momento, pero que cuando tuvieron que ponerlo en el once titular, y no lo pudieron sacar más. No porque los hinchas lo pedían en todo momento, sino por mérito propio, por correr todas las pelotas como si fuera la última, por contagiar a la mayoría de sus compañeros. Por todo eso, Leone se ganó el puesto, que sólo lo abandonó por lesiones o por personas que no tenían ni idea de lo que significa “El hijo del viento” para este plantel. 

Tigre mandó desde el primer minuto, dominó el juego ante un Rosario Central adormecido. En la primera etapa no hubo acciones de peligro, pero siempre el Matador fue protagonista. La vuelta de Pérez García le dio más creación, y la presencia de los pibes fue fundamental. Ellacopulos y Arzura, jugaron con mucha autoridad, como si tuvieran 200 partidos en el lomo, aunque recién estén empezando a mostrar sus armas. Hoy Joaquín Arzura fue amo y señor de la mitad de la cancha, marcó presencia, anticipó en todo momento, y se complementó a la perfección primero con Gelabert y luego con Castaño. Lo de Emiliano Ellacopulos también fue interesante, debut como titular soñado con un golazo, un gran trabajo para recuperar la pelota y asociarse con Pérez García en el ataque.

El segundo capítulo fue superior en todo sentido, los de Miguel Russo jamás inquietaron a Javier García. Carlos Luna, que volvía a su antigua casa, no pudo con los defensores que hoy mejoraron, con respecto a lo mostrado frente a River Plate. 

Lo de Sand fue más voluntarioso que otra cosa, asistió a Leone para abrir el marcador, y luchó toda la línea defensiva del Canalla. No le quedó la pelota, le costó acomodarse, no está afilado.
Todo el grupo mostró un cambio para mejor, Fabián Alegre se animó a dar indicaciones. Se reconfortó al ver a sus “chicos” en gran nivel (Hasta Erik Godoy casi la mete, si no fuera por la gran atajada de Caranta). Hubo un cambio en lo anímico y se notó. 

Todavía falta trabajo, pero la base está… Resta saber quién será el nuevo DT, en estos días habrá novedades. La próxima fecha será ante Godoy Cruz en Mendoza, un rival directo por los promedios del descenso.