lunes, 31 de octubre de 2011

FUE UNA DERROTA


Tigre que mereció ganar y terminó sufriendo, se trajo apenas un empate 1 a 1 de Santa Fe. Enrique Bologna y los travesaños salvaron a Unión. Javier Carrasco y Juan Avendaño fueron los goleadores. Román Martínez se fue expulsado. Una igualdad con sabor a NADA para el Matador de Victoria.

En el fútbol no existen los merecimientos, los goles se hacen y punto. Por eso Tigre terminó igualando este partido, cuando podía haberse traído una goleada a favor.

Los palos fueron protagonistas en la bonita tarde de Santafesina, salvaron al dueño de casa de varias caídas. Pero tampoco hay que olvidar la actuación del arquero "Tatengue" que volvió a ser figura en su equipo.

Los dirigidos, en esta ocasión por Diego Markic (Rodolfo Arruabarrena expulsado ante Belgrano, dio órdenes desde la platea), tuvieron todo para ganar el juego, pero la suerte no estuvo de su lado. Recién pudo llegar al gol en el ST y de la manera menos pensada. Emanuel Pío mandó el centro y de cabeza marcó Javier Carrasco. Si, el de menor estatura ganó en el área y la mandó a guardar.

Poco le duró la alegría a la visita, ya que 5 minutos después apareció Avendañó, también de cabeza, para estampar la paridad. Sobre el final Román Martínez abandonó la cancha por doble amonestación, y fue en ese momento que Tigre sufrió y se aferró al empate.

El Matador jugó bien el primer tiempo y bajó un poco su nivel en la etapa final. Los dirigidos por Kudelka fueron dominados durante 80 minutos, y sólo reaccionaron cuando se encontraron con el marcador en desventaja. Las figuras Enrique Bologna en el local. Emanuel Pío y Diego Morales, los puntos más altos en los visitantes. También volvió Norberto Paparatto luego de una larga ausencia por lesión.

La próxima final de Tigre será ante Colón en el Estadio José Dellagiovanna. Mientras tanto sigue el karma de no poder ganarle a los rivales directos. Uno más y van...?

miércoles, 26 de octubre de 2011

GOLPEÓ DE ENTRADA


Con gol de Federico Mancuello a los 5 minutos del PT, Belgrano de Cba le ganó a Tigre y lo hundió en la tabla de los promedios. Un duro golpe para el Matador que perdió la brújula. Otro dolor de cabeza para Rodolfo Arruabarrena, que fue expulsado antes del inicio del cotejo.

Otra final en el camino, otro rival directo, una nueva derrota. Tigre sigue sin levantar cabeza y los partidos pasan y pasan. Se van achicando los plazos y los de Victoria están dejando pasar el tren.

Tigre buscó el empate, pero los escasos intentos se iban desviados, ya que el arquero Juan Carlos Olave, no se destacó en todo el partido. Lo tuvo el Chino Luna, Ezequiel Maggiolo y hasta el "Chimi" Blengio, pero no hubo caso. Tigre podía haber jugado 90 minutos más, que el gol no iba a llegar.

Los dirigidos por Ricardo Zielinski golpearon de entrada y luego hicieron un planteo defensivo, el cual les trajo buenos resultados. Apostaron al contraataque desde el primer minuto y eso les sirvió para llevarse el triunfo. No liquidaron el encuentro porque en frente estaba Javier García, quien tapó dos pelotas fenomenales a Franco Vázquez y a Cesar Pereyra.

Diego Castaño fue un punto alto en la primera mitad, pero con el correr de los minutos, su actuación se fue diluyendo inmersa en la imprecisión de sus compañeros. Finalmente abandonó el campo en la etapa final.

El Matador extrañó mucho la dupla Román-Morales. Los generadores de juego fueron neutralizados por los defensas "celestes" y no pudieron demostrar lo que mejor saben hacer. La bandas se convirtieron en el mejor negocio para el local, pero los centros de Ramiro Leone, Andrés Rodales y Javier Carrasco, no encontraban destinatario y siempre quedaban en poder del rival.

Tigre no jugó bien, se quiso llevar por delante al "Pirata" pero sin ideas. Para ganar ante Unión en Santa Fe, el entrenador deberá trabajar en lo técnico y en lo anímico. La final del próximo lunes es decisiva.

viernes, 14 de octubre de 2011

LEJOS DEL OLIMPO


Tigre empató frente a Olimpo en Bahía Blanca. Fue 1 a 1 con goles de Arturo Aquino para el local y de Javier Carrasco para los de la Zona Norte. El Matador sigue dejando pasar el tren contra los rivales directos.

Se sumó en una cancha dificil y contra un rival complicado y bien armado, esa es la lectura rápida y sencilla que hacen los conformistas. Pero la pregunta es ¿Cuándo va a ganarle este equipo, a los rivales directos en la lucha por mantener la categoría? Ya pasaron los Sanjuaninos, All Boys y ahora los bahienses. De esos encuentros, Tigre rescató apenas 2 puntos.

El balance es negativo, aunque se juegue bien, en estas instancias lo único que sirve es ganar como sea. El Matador no está en condiciones de esperar a que se caigan los recién ascendidos. Debe ganar los partidos "clave", eso es lo primordial.

El resultado frente a los de Omar De Felippe fue justo. Los dos equipos jugaron con sus miedos y urgencias, regalando un primer tiempo para el olvido y animándose a más en la etapa final. Los goles sirvieron sólo para maquillar el resultado. La igualdad estuvo bien, aunque es dificil decir quien se fue más conforme de los dos. Estuvieron en muy buen nivel "Frasquito" Carrasco, Ruben Botta y Carlos Casteglione. En Olimpo Laureano Tombolini y Oswaldo Vizcarrondo fueron los puntos más altos.

A Tigre se le vienen Belgrano en Victoria y Unión en Santa Fe. Dos Finales anticipadas. Es la hora de la verdad, no se puede regalar nada. Están apareciendo algunos nubarrones en el camino al objetivo, esperemos que al final salga el sol. Todavía falta mucho.

domingo, 2 de octubre de 2011

CASTAÑO OSCURO


Con un gol de Diego Castaño en contra de su propia valla, Tigre perdió con Boca Juniors 1 a 0 en la Bombonera. El Matador entró dormido y al Lider no le sobró nada.

Tigre manejó mucho tiempo la pelota, pero por momentos no sabía que hacer cuando la tenía en los pies. Estuvo muy impreciso en los pases y los delanteros no lograban desmarcarse. Dependió mucho de las subidas de Gastón Díaz y Ramiro Leone. Román Martínez jugó muy retrasado, se apoyó más en los defensores que en los de arriba, es por eso que le costó demasiado al equipo llegar al arco de Agustín Orión. Las guapeadas y gambetas de Diego Morales, morían en la nada por no encontrar destinatarios disponibles para la descarga.

Lo de Boca en cambio fue más simple, aprovecharon un momento de distracción general en su rival para ponerse en ventaja. El gol en contra de Castaño llegó luego de una jugada preparada entre Juan Román Riquelme y Diego Rivero.

Si bien no incidió en el resultado, Federico Beligoy le otorgó infinidad de tiros libres al conjunto de Falcioni, con los que pudieron llegar a inquietar al arquero Javier García. Clemente Rodríguez era la única opción para el ataque y la sólida defensa comandada por Rolando Schiavi, cerró el encuentro. Con muy poco, el "Xeneize" sacó más ventaja en su camino al título, lo que muestra a las claras, el flojísimo nivel del torneo.

El plantel de Arruabarrena tuvo muy pocos puntos altos, pero sobresalen los soldados que tiene el en el fondo, sobretodo Juan Carlos Blengio y Carlos Casteglione. Lo más flojito fue la dupla de ataque, que pasó inadvertida en la tarde de La Ribera.

Tigre pagó muy caro ese error del comienzo, pero ya debe pensar en la final contra Olimpo en Bahía Blanca. Ese partido vale mucho más que cualquiera y será muy importante sumar de a tres. video