lunes, 21 de febrero de 2011

DOLOR OCULAR

Tigre perdió 2 a 0 en su visita a Arsenal de Sarandí pero eso no es lo más preocupante. Lo peor es que el equipo no existió, jugó pésimo, todos los pases iban al rival, algunos jugadores no corrían y otros deambulaban por el terreno de juego. En los 90 minutos jamás mostró una señal de vida y eso es lo que realmente preocupa a la gente del "Matador".

Muchos de los integrantes del plantel están por debajo de su nivel y es en eso donde el director técnico tendrá que meter mano. Estos muchachos deben saber que cualquiera tiene la oportunidad de jugar, que ninguno es indiscutido, y que si el día de mañana les toca ver el partido desde el banco o desde la platea, se la tendrán que bancar. Hoy tienen que salir a la cancha los once profesionales que estén a la altura de las circunstancias, los que pongan ganas y los que tengan la cabeza completamente metida en TIGRE.

El partido no dejó mucho para el análisis porque el juego fue mediocre. El local se puso en ventaja con gol de Lisandro López de cabeza y lo liquidó por intermedio de Jorge Ortiz.

Tigre se animó un poco más en el segundo tiempo, a pesar de tener un hombre menos (Román Martínez fue expulsado por protestar en la primera mitad) pero no le alcanzó para inquietar a Cristian Campestrini.

Rodolfo Arruabarrena (también fue expulsado) deberá trabajar mucho en la semana, para cambiarle la cara a un equipo que ya había mostrado signos de debilidad ante River Plate y que ahora acentuó el flojo nivel ante Arsenal.

El próximo partido será en Victoria frente a Newell´s.