domingo, 31 de mayo de 2015

POR UNA CABEZA

Derrota de TIGRE en Avellaneda ante Independiente. Fue 1-0 con col de Lucas Albertengo. En el local se fue expulsado Jesús Méndez.

No jugó bien el Matador. Levantó de la tumba a Independiente que venía penando en la tabla de posiciones, con un DT interino y con la derrota en el clásico a cuestas. Tigre regaló un tiempo, donde el goleador Albertengo abrió el marcador, aprovechando la inocencia de Galmarini en la marca. Los dirigidos por Berón lograron aguantar el resultado y, a pesar de la inferioridad numérica en los minutos finales, se quedaron con los 3 puntos.

Los de Gustavo Alfaro buscaron por todos los medios llegar a la igualdad, aunque con más voluntad que ideas, y con 0% de eficacia.

La materia pendiente para el DT será hacer hincapié en el trabajo con pelota parada. Es realmente increíble que un equipo disponga de tantas opciones con el balón detenido, y que no se puedan capitalizar en el arco rival. ¿Será cuestión de cambiar a los pateadores? ¿O deben quedarse después de la práctica para ensayar tiros libres y corners? Esa es una pregunta que deberá hacerse el entrenador.

El plantel venía bien. Estas derrotas son golpes de aviso, golpes para reaccionar, para despertarse.


La próxima fecha es ante Aldosivi en casa. Ojalá podamos disfrutar de Lucas Wilchez en el once titular. El 10 es una pieza fundamental. En Avellaneda nos faltó chispa, magia, cambio de ritmo, en síntesis, en Avellaneda nos faltó FÚTBOL.