sábado, 21 de febrero de 2015

LICENCIA PARA MATAR

TIGRE perdió en su visita a Rosario Central 2-1. Yeimar Andrade en contra abrió la cuenta para el Matador, Niell y Ruben le dieron el triundo a los rosarinos. Larrondo y González Pírez vieron la roja en el conjunto de Gustavo Alfaro, quien fue agredido con un proyectil lanzado por un plateista local.

Tenían que ganarlo ellos, de eso no hay duda. Tenían que ganarlo porque sino no salía nadie vivo de esa trampa mortal que es el Gigante de Arroyito, recinto famoso por la infinidad de incidentes en los últimos tiempos. Podría enumerar varias cosas sobre lo que pasó esta noche, tendría las excusas perfectas. Que Ceballos debió suspender el partido tras la agresión a Gustavo Alfaro, que el juez agregó demasiados minutos de adición, que en el gol de Marco Ruben hubo doble offide, el golpe en el rostro a Erik Godoy dentro del área, que el defensor colombiano Andrade tenía licencia para pegar. Tantas cosas podría enumerar para  escudarme en eso y decir que perdimos porque nos robaron. Aún asi, creo que de nada sirve quejarse porque las cosas ya no pueden volver atrás. A lo sumo le suspenderán la cancha. O tal vez no, acá en el fútbol argentino todo pasa. Los puntos no nos van a devolver, asi que a apretar los dientes y seguir laburando.

Como dije antes, podemos aferrarnos a la idea de que nos metieron la mano en el bolsillo, o podemos mirarnos a la cara, hacer una autocritica interna y analizar nuestros errores, que fueron muchos. Marcelo Larrondo fue de lo mejor, pero arruinó todo con esa roja innecesaria. Golpear a un rival a metros del árbitro fue de lo más infantil, algo imperdonable en un jugador  con experiencia. Otra expulsión tonta fue la de González Pírez, amonestado mete la mano al borde del área. Pecó de inexperto, no jugó mal, aunque todavía tiene cosas que aprender.

A Tigre le faltó juego, porque Wilchez no la agarró en todo el primer tiempo y le faltó un acompañante. Se puso el equipo al hombro en una sola jugada y terminó en la mejor elaboración del Matador. No nos alcanza con eso, hay que ser más constantes si queremos llevarnos más en el marcador. La expulsión de Larrondo, le dará la oportunidad al DT de probar a Sebastían Rincón junto a Carlos Luna. ¿Se sentirá más cómodo el Chino junto al colombiano? De más está decir que en la noche Rosarina, el goleador tigrense brilló por su ausencia.

El Matador no supo aguantar la ventaja, pasó de la alegría al fracaso en un minuto. Todavía festejábamos el gol, cuando la defensa con total liviandad, dejó que Franco Niell haga lo que quiera con el balón y estampe la igualdad. Esas son cosas que hay que corregir para que no vuelvan a suceder. Hay tiempo en la semana.

La próxima fecha habrá revancha en el José Dellagiovanna ante Olimpo de Bahía Blanca. Sin Larrondo y González Pírez. La buena es la vuelta de Joaquín Arzura, que ya cumplió su suspensión y está a disponibilidad del entrenador.