sábado, 10 de mayo de 2014

TIGRE ES DE PRIMERA

TIGRE empató en su visita a Atlético de Rafaela. Fue 1-1, con goles de Lucas Albertengo para el local y Matías Pérez García para la visita. El Matador mantiene la categoría a falta de una fecha.

Hinchas de Tigre ya pueden respirar, guardar la calculadora en el cajón, ya pueden cerrar los ojos y dormir tranquilos. El Matador sigue siendo de Primera, ya salimos de la discusión, ahora que se hagan cargo los de afuera, que se arreglen entre ellos. Colón, Quilmes, Rafaela, Godoy Cruz, definan ustedes, ganen, pierdan o empaten, por Victoria eso ya no interesa. Ahora queda sentarse en la silla, sillón, banquito, banqueta, lo que sea, relajarse y disfrutar de un año más en la máxima categoría.

Qué manera de sufrir el partido, de manera inexplicable, pero somos de Tigre y nacimos para esto. Para sufrir y para gozar. Ojo,  que los árboles no nos tapen el bosque. Este torneo no era para andar sacando cuentas, pero nos dejamos estar y terminamos así.  Lo importante es que el plantel fue de menor a mayor, y que supo reponerse ante las adversidades a lo largo del torneo.

Encuentro complicado en la provincia de Santa Fe, el empate le servía al Matador. La Crema salió a atacar y a llevarse por arriba a  su rival, necesitaban ganar como sea. Fue en ese momento donde se encontraron con la figura del partido. JAVIER GARCÍA, si con mayúsculas. ¿Lo deletreo? J-A-V-I-E-R  G-A-R-C-Í-A. Soberbia actuación del arquero tigrense, atajadas espectaculares, cabezazos, mano a mano, a quemarropa, con los pies, impecable. En el gol nada que hacer, fue un golazo al ángulo del pibe Albertengo. Después nada que reprocharle, manejó bien los tiempos para que respiren sus compañeros, rápido para salir a atorar, en síntesis, uno de sus mejores partidos en este campeonato, y eso que tuvo varias buenas actuaciones.

Es imposible no destacar también, a otra de las grandes figuras: PÉREZ GARCÍA. No sólo por el tanto del empate, sino porque es el símbolo del sacrificio, incansable, a prueba de patadas, él siempre se va a levantar y mirar para adelante. Juega y hace jugar, 10 puntos.

Hay que reconocer que los locales fueron superiores, tuvieron las opciones más claras, y no se llevaron el triunfo, por García y por el palo que se lo negó en el ST. Tigre se paró bien en el fondo, tomo los recaudos necesarios, y sacó el juego adelante.

Traerse esa igualdad de oro, fue lo necesario para trabajar tranquilos en la semana. Se viene el último partido ante Estudiantes de La Plata que pelea el campeonato. El Matador se sacó la pesada mochila del promedio, ahora a jugar más livianos pero con autoridad. Hay que ganar el domingo como sea, no sea cosa que nos den la vuelta en nuestra cara y en nuestra cancha. Debe ser feo, pregunten por Saavedra lo que se siente. VAMOS MATADOR!!!