viernes, 7 de febrero de 2014

PUNTO DE PARTIDA

Empate sin goles en Liniers entre Vélez y Tigre por la Primera fecha del Torneo Final. Es un buen arranque para el conjunto de Fabián Alegre.

Este punto conseguido en el José Amalfitani va a tener rico sabor, si el próximo sábado el Matador se hace fuerte en casa ante Olimpo de Bahía Blanca. Es una igualdad que dejó bien parado a los de Victoria, ante un equipo que venía de ganar una de esas copas que inventaron hace poco, con un plantel con muchos juveniles, mechados con jugadores de categoría. Hoy Tigre por momentos anuló a Vélez, hasta pudo haberlo ganado. Sin embargo, los locales también respondieron, dijeron presente en los primeros minutos de cada tiempo, y es por eso que la parda fue el resultado que mejor le quedó al marcador.

En el primer capítulo, por el lado de la visita, todos los balones pasaron por Sebastián Rusculleda, quien realizó un buen trabajo reemplazando al lesionado Ramiro Leone. El más voluntarioso en esa primera etapa fue Pablo Vitti, moviéndose incesantemente por varios sectores del ataque, bajando hasta la mitad de la cancha para recuperar, mostrándose como opción de ataque. Con el paso del tiempo y a raíz de un golpe, se fue diluyendo su trabajo. Fue allí cuando apareció la figura de Matías Pérez García. El 10 fue un gran asistidor, aunque todas las ocasiones no fueron concretadas en la red. Hoy a Tigre le faltó puntería en los últimos metros, algo que deberán trabajar en la semana. Lo tuvieron Vitti, Rusculleda, Castaño cabeceando junto al palo, Arzura, Cosaro. Los intentos fueron inútiles, no quiso entrar
.
Si hay alguien que no va a poder dormir esta noche, este es Mauro Zárate, ya que Javier García le tapó tres situaciones frente a su valla. Estuvo muy bien bajo los tres palos el arquero tigrense. La defensa realizó un trabajo muy prolijo, entre Erik Godoy y el debutante Ignacio Canuto, anularon por completo a Lucas Pratto. Guillermo Cosaro no pasó sobresaltos, y casi corona la noche con una pirueta estilo tijera, que paso cerca del arco de Sebastián Sosa.

En la zona central estuvieron muy finos Castaño y Arzura. El Negro en la marca y recuperación, y Joaquín no sólo a la hora de recuperar, sino también cuando hubo que atacar. El joven volante central tuvo una chance inmejorable mano a mano con Sosa, gambeteó al guardameta pero el balón le quedó muy largo para definir. Ellacopulos estuvo bien en la marca, le faltó un poco de creación, soltarse más, aunque cumplió en cierta forma. En general el equipo realizó un encuentro muy serio, en un estadio complicado, ante un gran equipo.

Ahora se vienen los de Bahía Blanca agrandados tras su triunfo ante el último campeón. Será una prueba importante para el Matador, que necesita sumar para estar tranquilo. Esto recién comienza, pero no hay que dormirse.