sábado, 20 de octubre de 2012

UNA MANCHA MÁS

Tigre cayó como local 1 a 0 ante Vélez Sarsfield y sigue sin poder ganar en el torneo. El gol de la visita lo convirtió Ariel Cabral a minutos del final. Racha negativa para el Matador.

Imagino los rostros de los hinchas matadores, desilusionados, sin entender que pasa con el equipo. La gente ya no recuerda lo que es el goce, ese alarido orgásmico que provoca el balón al besar la red. Hace mucho que Tigre no convierte, esta vez no fue mala suerte, jamás inquietó al arquero Sebastián Sosa, es grave la falta de situaciones, es alarmante este presente en el fondo de la tabla, es desesperante no conseguir la victoria.

No es culpa de Arruabarrena, los jugadores son los que entran a la cancha. El DT probó varios esquemas, ninguno funcionó. Pero son ellos los que tienen que moverse, la táctica se termina cuando el árbitro pita el inicio del juego. Después de eso se queman los papeles.

El primer tiempo fue todo velezano. Los dirigidos por Ricardo Gareca, tuvieron las mejores chances, pero no fueron certeros. Tigre intentó con algunos centros aislados, que terminaban en la nada.

En la segunda mitad, los dueños de casa trataron de tomar el dominio de las acciones, manejando la pelota, pero sin molestar al rival. Llegó la expulsión de Francisco Cerro, y parecía que la balanza se inclinaba para el lado local, no fue así…

La roja al volante del conjunto de Liniers, no influyó en el juego. Vélez volvió a dominar. Primero lo tuvo Federico Insua, en un mano a mano que tapó Javier García. Luego el ex Matador Lucas Pratto, reventó el travesaño. Hasta que Cabral, definió el partido, ante la pasividad a la hora de marcar, de toda la defensa tigrense. 1 a 0 y final.

La preocupación está, ya se van acabando las palabras. Queda la Copa y nada más… Y está difícil, hay que remontar un 0-2… Hay que hacer 3 goles… Y estos delanteros hace varios partidos que no convierten… Veremos que pasa el jueves ante los ecuatorianos… Es lo único que nos queda… GARRA Y CORAZÓN TIGRE.