viernes, 9 de diciembre de 2011

SIN DEFENSAS



Tigre volvió a perder, esta vez frente a Vélez en el Coliseo de Victoria por 3 a 1. Los goles de la visita fueron obra de David Ramírez, Augusto Fernández y Guillermo Franco. Diego Morales con una verdadera obra de arte había descontado para el Matador. Muchos errores defensivos. Mientras tanto, Tigre sigue en descenso directo.

El golazo de Cachete Morales, no sirvió de mucho. El equipo jugó mal y se quedó con la manos vacías en casa. Fue un partido para el olvido, sobre todo en la última línea, donde los defensores hicieron agua por todos lados. Un claro ejemplo fue el tercer gol, a la salida de un lateral, los tres del fondo se durmieron y le permitieron a los de Liniers liquidar la historia.

En materia ofensiva fue muy pobre, un poco más insinuante que contra San Lorenzo, pero con poca efectividad. Carlos Luna, se perdió la chance abajo del arco y Diego Castaño estrelló la pelota en el travesaño, tras una mala salida de Marcelo Barovero.

Cuando el partido ya estaba liquidado, los de Ricardo Gareca manejaron el partido a su antojo y la falta de puntería no les permitió llevarse un resultado más abultado a su favor.

Tigre perdió el libreto, ese que lo había llevado a ser uno de los equipos más vistosos. Estos últimos partidos marcaron la pauta de que hay que mejorar en varios aspectos.

Rodolfo Arruabarrena debe poner en práctica la pelota parada y los remates de larga distancia en los entrenamientos, ese es el mayor déficit de Tigre.

Con el objetivo principal a punto de escaparse de las manos, el futuro del DT parece definirse el próximo lunes ante Independiente. Los jugadores deberán jugarse la vida en Avellaneda, para lograr los 30 puntos y para bancar al "Vasco".